¿Soy pedante?¿Soy Borde? No, soy autista

TW: misautismia, capacitismo, precisión del lenguaje, problemas de comunicación, lenguaje capacitista casual

Este artículo es eminentemente testimonial. La finalidad de este texto no es representar a todo el colectivo autista o hacer una revisión bibliográfica. No obstante, muchas personas autistas han expuesto testimonios similares al mío. Este artículo está compuesto de tres partes, en la primera hablaré sobre mi dificultad de adaptar el lenguaje al contexto social, cosa que me lleva en muchas ocasiones a acusaciones de ser una persona pedante. En la segunda parte hablaré sobre un rasgo muy descrito en la literatura sobre autismo, la monodireccionalidad. En mi caso muchas veces la monodireccionalidad me ocasiona malos entendidos relacionados con que me leen como una persona borde. En la tercera parte pondré un ejemplo práctico.

1. ¿Soy pedante? Uso del lenguaje técnico, mi experiencia

Para empezar, me gustaría definir que entiendo como lenguaje técnico todo aquel perteneciente a un campo concreto. Hay millones de campos específicos en el conocimiento, al margen de la academia. Ejemplos de lenguaje técnico serían: quienes usan una jerga específica para jugar a Pokémon, hablar de droga, sobrevivir en la calle, hablar en su trabajo o escribir poesía/filosofía.

Muy a menudo me han catalogado como una persona pedante y he recibido insultos por ello. Ya en la infancia, cuando tenía 4 años mis primos me llamaban “boca escayolada” porque decían que tenía una forma de hablar demasiado pomposa para mi edad. La verdad es que con esa edad usaba palabras cuyo significado no entendía. A veces, esas palabras eran simplemente ecolalias de cosas técnicas que iba escuchando en el televisor. Siempre he tenido problemas con el lenguaje y en muchas situaciones sociales me he quedado totalmente en mutismo. A lo largo de los años he ido desarrollando técnicas de camuflaje para poder sobrevivir a mis “problemas de comunicación” y una de ellas es camuflarme bajo las arenas del un lenguaje técnico y preciso con el cual consigo que no malinterpreten mi mensaje. A veces, aprendo determinados tipos de lenguajes técnicos para relacionarme con determinadas personas que me interesan. De todas formas, esta técnica de adaptación no es perfecta. Muchas veces me pasa que la gente no me entiende y cuando me ocurre eso, normalmente suelen creerse que pretendo demostrar superioridad y en consecuencia a eso me empiezan acusar de ser capacitista o clasista.

Os prometo que mi objetivo es entenderme con ustedes, que pongo el mayor esfuerzo posible en adaptarme a una comunicación mediante palabras que no refleja mi estilo visual de pensamiento. Constantemente tengo que estar traduciendo el pensamiento visual a palabras (pronto publicaré una entrada sobre este tema). Muchas veces, me ocurre que no sé distinguir entre que palabras pertenecen a un lenguaje técnico y cuales no, porque naturalmente no pienso en palabras y en esa confusión puedo utilizar palabras que no sé sin son de conocimiento popular. Además, nunca me he relacionado con demasiada gente por lo que más allá de los libros, internet, academia o la música no sé muchas veces si una palabra es usada con mucha frecuencia.

El lenguaje técnico y preciso para mi es una herramienta de apoyo en mi discapacidad y comunicación, al igual que puede serlo para otros la lengua de signos. Está claro que en un sistema capitalista no todas las personas discapacitadas pueden acceder a herramientas de adaptación dentro de una sociedad organizada de forma capacitista. No obstante, la lucha debería enfocarse en que todas las personas discapacitadas pudieran tener las herramientas necesarias para poder comunicarse y desenvolverse en la sociedad.

El lenguaje técnico de la literatura sobre autismo me ha salvado la vida. Gracias a él, he conseguido entender que me estaban maltratando y que tengo necesidades específicas como persona autista. Gracias al lenguaje técnico he conseguido expresar cosas que mi alexitimia y pensamiento visual no me permitían. Gracias al lenguaje técnico conseguí el arma con el que derrotar a maltratadores. Si nunca hubiera accedido a la herramienta del lenguaje técnico ahora mismo seguiría en pleno burnout, sufriendo violencia a diario. Si me privaran de poder usar el lenguaje técnico como mecanismo de entendimiento de la realidad, probablemente no sería capaz de comunicarme con nadie.

Sé que a veces es frustrante comunicarse conmigo porque no se me entiende bien de primeras. Sé que a nivel de sintaxis organizo las frases de una forma compleja, muchas veces con errores. Sé que confundo palabras constantemente. Sé que a veces presupongo que se me sigue cuando “me estoy expresando fatal”. Sé que a veces cuesta decir a alguien que no le entiendes porque no se sabe como puede reacionar. Sé que puedo colapsar emocionalmente y bloquearme intentando explicarme de otra forma cuando me percato que no me están entendiendo. El consejo que suelo dar a otras personas cuando me ocurre esto es que: si no me entendéis intentéis hacérmelo ver de la forma más suave posible, dándome mi tiempo para encontrar otras palabras con las que explicarme. Si me exigís rapidez puedo colapsar.

Para mi también es difícil comunicarme con ustedes, entro en eternos bucles porque usáis palabras que mi mente interpreta como imprecisas y ambiguas o que simplemente no soy capaz de traducir a mi modo de pensamiento. Siento con ustedes continua confusión porque vuestro lenguaje es impreciso para mi y tengo miedo a pediros que os expliquéis de una forma más precisa porque a su vez entiendo que pedir precisión es capacitista. La consecuencia de esto es que finalmente no os entienda y me calle porque tengo miedo a haceros sentir mal. Además, durante mucho tiempo me han obligado de primeras a captar las imprecisiones alistas y si no lo hacía recibía castigos y burlas.

Por todo lo escrito aquí, os pido que valoréis si la otra persona tiene un problema para adaptar su comunicación a las exigencias sociales antes de llamarla pedante.

2. ¿Soy borde? Monodireccionalidad en autismo, mi experiencia

Un continuo en mi vida es que las personas tras conocerme un poco me digan que tenían miedo al principio de comunicarse conmigo. El otro día se montó un debate vía chat de un tema de lenguaje (algo que me apasiona) en el que me dediqué a exponer mi punto de vista independientemente de lo que decía la otra persona. Una vez finalicé mi exposición de mis argumentos es cuando leí las interacciones. Tras leer el punto de la otra persona me fijé en que estábamos de acuerdo pero que había una confusión por entender un mismo concepto de una forma diferente. Cuando revisé la conversación, me di cuenta que no di espacio para que la conversación fuera bidireccional y que quizás agobié a la otra persona. Al final, me decidí a pedir perdón porque entiendo que a veces es difícil leer la intención de las personas que no conoces bien.

Una cosa que me ocurre es que, necesito dar toda la información junta en bloque cuando converso, si me interrumpen no soy capaz de recuperar el hilo, puedo bloquearme o perder la capacidad de comunicarme. A mi me gusta llamar esto que me ocurre como “bidireccionalidad diferida”, lo cual sería un tipo de monodireccionalidad. Yo llamo a este proceso bidireccionalidad diferida porque proceso el mensaje de la otra persona, pero a una velocidad menor que impone la neuronorma. Cuando voy a comunicarme entro en una especie de estado de catarsis debido a que tejer mentalmente todo lo que voy a decir requiere toda mi capacidad de concentración. Una vez termino de exponer mi mensaje es cuando empiezo a procesar lo que dijo la otra persona. En el momento de escuchar y recargar, entro en mutismo para analizar y traducir a mi pensamiento toda la información nueva que me ha llegado. A veces, mi interlocutor interpreta como que le estoy ignorando si no respondo a sus demandas de comunicación, cuando realmente estoy dando espacio para que la otra persona se exprese, tras yo soltar un montón de información.

Normalmente, una conversación neurotípica se estructura en pequeños intercambios de frases que van haciendo que el tema a tratar evolucione. Yo no soy capaz de hacer eso, necesito evaluar con precisión y a mi ritmo la información externa y una vez lo hago, de forma metódica expongo todo lo que creo que tengo que decir para ese punto. A veces, me dicen que mi estilo de comunicación abruma, porque las personas que pretendían hacer un pequeño intercambio de frases ven que de golpe suelto un montón de información. Además, reconozco que soy una persona bastante vehemente y directa a la hora de exponer mis ideas, lo cual puede dar la sensación de que digo las cosas con enfado.

Según el contexto, me toca compensar mi bidireccionalidad diferida, porque por desgracia me tengo que camuflar para sobrevivir en esta sociedad. No obstante, camuflarme me genera una ansiedad que a veces puede se traduce en un bloqueo mental.

Yo pienso que la clave de todo esto es entender que la bidireccionalidad diferida no es un problema de comunicación si no un estilo de comunicarse que diverge de la neuronorma. No obstante, a pesar de que no sea un problema de comunicación es una discapacidad, porque por desgracia lleva a que te lean mal y en función de esa lectura que te rechacen o traten de “arreglarte” a través de modificaciones de conducta. El secreto para una comunicación eficaz es llegar a un consenso entre personas que tienen diferentes formas de comunicarse, sin pensar que ninguna forma es la “más correcta”. Si tu interlocutor tiene alguna discapacidad (y tú no) deberías entender que quizás a ti te sea más fácil adaptarte. Como solución a esto, muchas veces lo que suelo hacer es avisar de que voy a decir muchas cosas de golpe y que cuando termine de soltar toda la información aviso.

3. Malos entendidos entre alistas y autistas, ejemplo práctico

Imagínate que estás usando una aplicación del facebook del móvil reducida, la cual no soporta algunos tipos de emoticonos. Esa aplicación ve todos los emoticonos incompatibles en forma de interrogación (?).

Pues bien, el otro día me pasó que revisando mi página de facebook con la aplicación reducida, observé que en una entrada mía tenía un comentario en forma de interrogación. En un principio me extrañó muchísimo ese comentario porque esa entrada hablaba de un tema personal. Interpreté esa interrogación como un intento de montar bronca en mi espacio. Mi reacción inicial fue de ira, porque la verdad es que me agota el que mis espacios personales se invadan de comentarios de trolls. No obstante, en ese momento no era capaz de responder en el móvil y decidí que cuando llegara a casa revisaría de nuevo ese misterioso comentario con más tranquilidad en el ordenador. En el ordenador me di cuenta de que esa interrogación era en realidad un emoticono de aplauso dándome las gracias por mi entrada. Como resultado, me sentí mal por el comentario borde que estuve a punto de dejar en el móvil.

Este ejemplo práctico retrata un poco los problemas de comunicación que hay entre la gente autista-alista. Muchas veces, la gente alista codifica sus palabras y gestos de una forma que para la gente autista es un completo interrogante, ya que tenemos otro “formato de facebook” o neurotipo. Si una persona autista interpreta un mensaje “amable” como un intento de ataque no es que sea mal pensada. Más bien, lo que ocurre es que bajo sus mecanismos de interpretación de la información tú mensaje se lee de forma hostil y la reacción que tiene la persona autista es lógica y consecuente a la lectura que le da a tu mensaje. Tú no puedes pedir a la persona autista que use otro formato de “facebook” más completo en el móvil para que interprete bien tus emoticonos, pues el móvil de esa persona es más antiguo y no soporta la otra versión del facebook que permita usar todos los emoticonos. Estas confusiones son bidireccionales. A veces en mi cabeza creo que estoy diciendo un halago y la persona alista me interpreta como que la estoy atacando.

Por fortuna, alguna gente autista tenemos un mecanismo para evitar los malos entendidos. Este mecanismo se relaciona con el procesamiento de la información de una forma más lenta y exhaustiva (sobre este tema en concreto ya tengo preparado un texto para el futuro). Que se tarde más en generar una respuesta no tiene porque ser malo, ya que a veces te protege de conflictos en caliente (en el ejemplo anterior lo simbolizo en el momento en que miraba el ordenador más tarde y entendía bien el comentario). No obstante, en el pasado he tenido muchas veces la certeza total de que un determinado mensaje solo se podía interpretar de una forma y a consecuencia de eso tuve conflictos. Todo esto me ha llevado a que en algunos contextos mida mucho mis palabras y que ese autocontrol me desgaste mentalmente.

En la relación autista-alista se debería tener en cuenta más que pueden surgir problemas de comunicación y de interpretación de mensajes y si se observa alguna respuesta desproporcionada por alguna parte, antes de montar una discusión, cada uno se debería asegurar si se ha entendido el sentido real del mensaje. Evitar si es posible el uso de la ironía si está dificultando la comunicación. Si es necesario repetir el mensaje tantas veces sea posible, es decir, no tener la actitud capacitista de decir “solo digo las cosas una vez”.


Por último, me gustaría compartir algo que escribí en twitter el otro día:

La comunicación tiene una cosa: elijas la forma que elijas de comunicarte no vas a llegar a todas las personas. Si eliges lenguaje escrito no llegarás a gente que no sabe leer, si eliges internet no llegarás a quien no pueda acceder a él, si eliges una forma de comunicación oral no llegarás a quien no pueda acceder a ella, si usas lengua de signos no llegarás a una persona invidente, si eliges comunicarte de forma física no llegarás a alguien con fobia social que solo pueda comunicarse por internet, si un autista no hablante solo puede comunicarse tocando el piano le costará llegar a alguien con problemas auditivos, si usas neutre (lenguaje inclusivo con la “e”) no llegarás a algunas personas con TEL, si no tratas con pronombres neutros a alguien con disforia cuando te lo demanda podrás detonarle más sufrimiento psíquico. Elijamos la forma que elijamos de comunicarnos restringiremos el acceso a otras personas. La clave de todo esto es adaptarse al contexto comunicativo concreto (cuando no se tiene problemas de adaptación). No se debe de buscar soluciones de adaptación que pasen por privar a otras personas discapacitadas de su forma de comunicación. Y en el caso de que dos grupos con comunicaciones minoritarias en la sociedad tengan dificultades entenderse, hay dejar que dejar que busquen soluciones entre ellos o brindar mecanismos de adaptación para ese caso en concreto, sin paternalismos externos. Os asombraríais de como la gente puede llegar a entenderse. Aunque a veces no es posible entenderse, hay que asumirlo para trabajar en que no tenga ninguna consecuencia negativa esa falta de entendimiento. Presuponer que existe una regla universal con la que todas las personas van a poder comunicarse es chovinismo capacitista. Si se quiere hacer llegar un mensaje político a distintos grupos, es obligación (si es posible) adaptar la forma de comunicación a cada grupo y contexto específico. Que cada cual elija la forma de comunicarse que le venga mejor. Y si no tienes ninguna discapacidad y tu contexto sociocultural te lo lo permite, sería ideal que por ejemplo aprendieras lengua de signos, subtitularas tus vídeos, que pusieras descripciones en las imágenes que subes para que personas invindentes puedan saber el contenido que tiene esa imagen o que trataras en neutre a tu amistad trans con disforia.

Un comentario sobre “¿Soy pedante?¿Soy Borde? No, soy autista

Agrega el tuyo

  1. Si. Así es. Toda la razón. Suena técnico, tanto como cierto.
    Pero … ¿cómo hacer para que un texto así llegue a personas que no tienen relación con el TEA directa o indirectamente? No me imagino a los no interesados poniendo su cerebro a trabajar tratando de leer y comprender esto. Qué bueno sería … y que le pusieran inteligencia y ganas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: