Indefensión aprendida, conductismo y autismo

Antes de empezar me gustaría definir dos conceptos que voy a usar:

-Neuronorma: sistema sociocultural e histórico por el que se impone el neurocapacitismo (violencia y discapacidad a causa de la imposición de una neurología ó neurotipo definido desde el paradigma médico/colonial). En resumen: neurocapacitismo + sistema que lo mantiene a través de la opresión material y simbólica.

-Conductismo: Corriente de la psicología que se basa en la observación del comportamiento o conducta del ser que se estudia y que explica el mismo como un conjunto de relaciones entre estímulos y respuestas.

La neuronorma se articula de forma conductista. A través de continuas modificaciones de conductas se trata de reducir a las personas autistas hasta que se someten totalmente a ella. A través del conductismo se castiga toda forma defensa que tienen las personas autistas. Son castigados los colapsos sensoriales/emocionales que tenemos las personas autistas, colapsos que no son más que meros mecanismos de defensa cerebrales ante nuestra frágil neurología. ¿Por qué son mecanismos de defensa? Es sencillo, las personas autistas somos más proclives a sufrir colapsos sensoriales/emocionales, éstos no hacen más que avisarnos de que algo va mal en nuestro cuerpo, al igual que el dolor los colapsos avisan de que algo falla. Sin el dolor o colapsos no podríamos detectar muchos problemas de salud, por lo tanto, tienen una función importante.de alerta estos mecanismos fisiológicos

A través del conductismo son castigados los colapsos los cuales nos sacan de muchos apuros cuando abusan de nosotres. El fin de anular esto es que les autistas lleguemos a un estado de “indefensión aprendida” por el cual nos comportemos de forma dócil y pasiva tras un aprendizaje previo. El conductismo nos enseña a las personas autistas de que defendernos está mal, que nuestros mecanismos de defensa son algo a castigar y exterminar, que con premios y castigos puedes someter a alguien autista a la neuronorma.

La sociedad en general se articula de forma conductista: el sistema de prisión basado en castigos es conductista. El sistema académico de premiar/castigar según la nota es conductista. Cuando alguien hace algo mal se modifica su conducta en lugar de enseñarle. Por tanto, la lucha contra el conductismo es estructural porque el conductismo se articula desde una neuronorma. La gente autista llegamos muchas veces a un punto al cual perdemos nuestros mecanismos de defensa (indefensión aprendida). Nuestros meltdowns (colapsos sensoriales/emocionales explosivos) son patologizados, porque despatologizarlos implicaría reconocer nuestros mecanismos de defensa.

La consecuencia de todo esto es que a menudo ante situaciones de abuso tengamos que huir corriendo para no explotar, que traguemos a diario como nos mangonean, que vivamos con ansiedad e incluso trastorno de estrés postraumático. Estas modificaciones de conducta en el caso del autismo muchas veces nos crean ilusiones de que si nos lo proponemos podemos parecernos a alguien neurotípico. Nos hacen interiorizar que la persona neurotípica (aquella que es capaz de adaptarse a la neuronorma) es la medida a seguir. Pero no os engañéis, una persona autista nace autista y se muere autista, el autismo no es una conducta, el autismo va más allá de ello, mi cerebro es autista, mis neuronas son autistas, mi hígado es autista, mis ojos son autistas. Para curarme el autismo deberían de extirparme el cerebro y todos mis órganos, solo así conseguirían que me adaptase a una conducta que no es compatible a mi neurología. Por ejemplo: no es compatible conmigo socializar más de la cuenta (luego tengo resaca social), no es compatible que mirar a la cara, no es compatible negar mi hipersensibilidad, ocultar eternamente mis estereotipias, etc.

Aprender conductas neurotípicas en el caso del autismo, no es más que un mecanismo de camuflaje que tenemos las personas autistas para evitar determinados tipos de violencia, para evitar que nos echen del trabajo, que nos insulten en el colegio, etc. En definitiva, la consecuencia de aplicar constantemente el aprendizaje neurotípico de camuflaje es que finalmente nuestra salud mental empeorará probablemente al vivir como no somos, al ser nuestra vida como una obra de teatro. Muchas veces no podemos elegir y tenemos que camuflarnos para sobrevivir.


Referencias para ampliar este texto:
1) Vigilar y castigar de Michel Foucault. Disponible en:
https://www.ivanillich.org.mx/Foucault-Castigar.pdf
.
.
2)Los meltdowns como regalos protectores: Maxfield Sparrow. Disponible en:

https://traduciendoautistas.wordpress.com/2018/04/30/los-meltdowns-como-regalos-protectores-maxfield-sparrow/?fbclid=IwAR2Eb6QVRUMmTjxquHeT2J10p8pEb3Z06KGhiIH_JMhVZamDazfNGRXB4ro

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: